dimecres, 13 de març de 2013

Hi havia un home pèl-roig que no tenia ulls ni orelles. Ni tan sols tenia cabells, per tant això que era pèl-roig és un dir. No podia parlar perquè no tenia boca. Tampoc no tenia nas. Ni tan sols no tenia braços ni cames. Tampoc no tenia estómac ni esquena ni espina dorsal ni intestins de cap mena. De fet, no tenia res. De manera que és molt difícil entendre de qui parlem. Potser ja és millor no parlar res més d'ell


Autor: Daniïl Kharms (Daniïl Ivànovitx Iuvatxov) (1905 - 1942), escriptor rus.

 
Equivalent: Había un hombre pelirrojo que no tenía ojos ni orejas. Ni siquiera tenía cabello, así es de que eso de que era pelirrojo es un decir. No podía hablar porque no tenía boca. Tampoco tenía nariz. Ni siquiera tenía brazos ni piernas. Tampoco tenía estómago ni espalda ni espina dorsal ni intestinos de ningún tipo. De hecho, no tenía nada. De modo que es muy difícil entender de quién estamos hablando. Tal vez sea mejor ya no hablar nada más de él.


Font: "Quadern blau número 2". Conte vist a Antología sin poesía.