dimarts, 15 de gener de 2013

El pintor Había logrado lo que nadie antes lograra: esa exactitud cromática de las flores y las ramas. —Les falta viento —dijo ella—. No se mueven. Más prácticas de viento, hasta que una tarde ella notó cómo las flores se movían, pero él sólo estuvo contento cuando un picaflor salió de entre las ramas pintadas y empezó a recorrer cada uno de los cálices."Uno que no tenía recuerdos". A: Las noches de la vigilia (1975).I tots expliquen coses i un sense res per explicar, o sense saber explicar-ho, tant se val


Autor: Manuel Mejía Vallejo (Jericó, Colòmbia, 23 d'abril de 1923 - El Retiro, Colòmbia, 23 de juliol de 1998), escriptor i periodista colombià.

Narració completa: Y todos cuentan cosas y uno sin nada qué contar, o sin saber contarlo, da lo mismo.
¿Quién me presta sus recuerdos? No pido los mejores; me bastarían tres o cuatro recuerdos humildes, de esos que cualquiera olvida o bota al paso de un sueño mejor.
¿Quién me alquila un poco de vida? Con un poco de vida hacia atrás podría decir: «Serían las ocho de la noche cuando yo, Matías, vi matar a Joaquín Sánchez». «Fue dura la tarde en que decidí unirme a las guerrillas».
También podría hablar: «Sargento, un paso más y lo liquido».
Si pudiera recordar a una mujer... denme un poco de vida, pero ya vivida. ¡Dénmela en un vaso porque tengo miedo!

Font: "Uno que no tení recuerdos". A: Las noches de la vigilia (1975). Vist al Twitter de E. M. Cioran i a Ciudad Viva.

Foto: Inédita © Guillermo Angulo.